Solo por las vistas ya merece la pena perderse por la sierra