Por un precio muy razonable el taxista nos esperó las ...
Descripción: Por un precio muy razonable el taxista nos esperó las cuatro horas que duró la excursión, nos recogió en un punto de la costa distinto de donde nos dejó en la mañana, nos acompañó a un pueblo cercano a comer y finalmente nos llevó al puerto a coger el ferry de vuelta. Un buen ejemplo de la legendaria hospitalidad marroquí.